El cobre, la electromovilidad y la Fórmula E

25 enero de 2019

La revolución de la electromovilidad es una buena noticia para Chile, el principal productor mundial de cobre. Esto porque los vehículos eléctricos requieren una mayor proporción de metal rojo en sus motores, baterías y cables.

De acuerdo a la International Copper Association (ICA), un automóvil eléctrico puede requerir  75 kg de cobre, muy por sobre los 23 kg que tienen en promedio los vehículos convencionales. Y esa cantidad se dispara en el caso de los buses eléctricos: 560 kg.

Con ello, se espera un aumento de la demanda: al año 2027 el transporte de este tipo requerirá más de un millón 740 mil toneladas del metal rojo al año.

Al respecto, el Presidente Ejecutivo de Antofagasta plc, Iván Arriagada, plantea que “hoy alrededor del 1% del cobre que se produce en el mundo va a la electromovilidad. Las proyecciones más conservadoras apuntan a que esto se multiplicará por 10 al 2030”.

Las ventajas que el uso de esta energía en base al cobre tiene para el planeta son muchas. Se ha demostrado que un vehículo eléctrico en Chile, comparado con uno a combustión, emite cerca de tres veces menos de gases de efecto invernadero (GEI). Además, al ser silenciosos contribuyen a disminuir la contaminación acústica que afecta a las urbes, ya que los actuales buses pueden llegar a los 90 decibeles.

Adicionalmente, estas máquinas no utilizan lubricantes y filtros que se contaminan, por lo tanto el manejo de residuos peligrosos disminuye considerablemente.

Con todos estos beneficios, la Estrategia Nacional de Electromovilidad apuesta por lograr que el 40% de los vehículos particulares y el 100% del transporte público sean eléctricos de aquí al 2050.

Gen2, la gran novedad de la Fórmula E

La fórmula E regresa este sábado 26 de enero a Chile en el esperado “Antofagasta Minerals Santiago E-Prix” que tendrá lugar en el Parque O`Higgins.

Una de las grandes novedades de esta segunda fecha del circuito de autos eléctricos más importante del mundo es el Gen2, el nuevo monoplaza del certamen, que puede alcanzar los 280 kilómetros por hora, 55 más que su antecesor.

La batería suministrada por McLaren Applied Technologies, en tanto, dura el doble que la anterior y gracias a su mayor autonomía ya no será necesario el cambio de vehículo durante la carrera, como en la versión anterior. Todo un avance en electomovilidad que no sería posible sin el cobre.

FORM E 2019 Santiago

Reseña

Los buses y vehículos eléctricos requieren mayor proporción del metal rojo, lo que elevará su demanda y, de paso, contribuirá a un transporte más limpio y amigable.