El avance de la electromovilidad en el Grupo Minero

9 mayo de 2019
Los vehículos eléctricos no son nuevos: el primero de ellos fue construido en la década de 1830 por el escocés Robert Anderson. Sin embargo, fueron eclipsados por los autos convencionales y solo a inicios del siglo XXI comenzaron a retomar su protagonismo.

Si bien la minería se ha caracterizado por usar combustibles fósiles para la movilidad (diésel y bencina), el Grupo Minero cuenta equipos como las palas y los sistemas de tracción de la principal flota de camiones Komatsu que ya son eléctricos. En el caso de estos últimos el consumo de diésel permite generar la electricidad necesaria que requiere un camión en movimiento.

Y como parte de su compromiso con la sustentabilidad y mejoramiento constante de la productividad, Antofagasta Minerals trabajará durante el 2019 en el desarrollo de un roadmap para avanzar en electromovilidad en el corto, mediano y largo plazo. 

En paralelo al desarrollo del plan de largo plazo, ya se iniciaron iniciativas concretas al respecto: desde marzo pasado se incorporó el servicio de taxis eléctricos de la empresa E-mov, iniciativa que reduce el número de vehículos en marcha al agrupar de manera inteligente la demanda de quienes van a lugares cercanos en el mismo horario.

"Esta plataforma permite aumentar la productividad, junto con disminuir el gasto y también la contaminación", comenta Mario Suárez, jefe de Contratos Corporativos de Antofagasta Minerals, quien expuso los avances en esta materia ante el Directorio de Innovación (Nº24), junto a Diego Lizana, Subgerente de Eficiencia Energética.

Ahora el foco está puesto en analizar si es factible replicar la experiencia de los taxis eléctricos en la ciudad de Antofagasta. Además, en junio se iniciarán las pruebas de buses eléctricos en las mineras Los Pelambres y Centinela, iniciativas impulsadas por los Superintendentes de Servicios a las Personas de ambas compañías, Miguel Marín y Carolina Abarca y sus equipos. 

La etapa piloto “registrará cómo se comportan los buses con las particularidades de las distintas operaciones. Por ejemplo, en Los Pelambres que tiene nieve durante el invierno”, cuenta Mario. Agrega que este cambio de cultura “va a ser paulatino hasta llegar al desafío gigante que es el CAEX, el camión minero". 

Ventajas innegables

Diego Lizana explica que "son muchos los actores que tienen que movilizarse para el avance de la electromovilidad”, ya que la oferta de estos vehículos es aún baja, la infraestructura no está preparada y son necesarias políticas públicas que la fomenten. 

Sin embargo, las ventajas son innegables. “Un vehículo eléctrico no vibra ni genera ruido u olor, por tanto el confort que siente tanto el operador como el usuario, en el caso de un bus, es muy superior a un equipo convencional y eso le permite desde descansar mejor para el caso de un pasajero, hasta mayor tranquilidad durante el trabajo en el caso de operario. Hay un valor agregado global que va más allá de la inversión”, sostiene Diego.
nota_electro2
Mario Suárez y Diego Lizana expusieron sobre los avances en electromovilidad ante el DINN.

Reseña

La incorporación de taxis y buses eléctricos son dos de las iniciativas de Antofagasta Minerals. La meta es que todos los medios de transporte y carga dejen de lado el diésel, incluido el emblemático camión CAEX.