Chile construye una extensa red de carga de automóviles eléctricos

14 mayo de 2019

Optar por una alternativa de transporte eléctrico suena una opción inteligente, sobre todo pensando en el bienestar ambiental, tanto por la nula emisión de gases como el bajo nivel de ruido. Además, los costos operacionales para un auto eléctrico son muchísimos más bajos que los de uno similar que utiliza bencina o petróleo.

En todo caso, es importante pensar en la logística necesaria para cargar diariamente el automóvil ya que si bien los actores públicos y privados han mostrado interés por avanzar, los resultados son aún incipientes en nuestro país.

Clave es la iniciativa de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) al permitir que cualquier actividad comercial pueda instalar centros de carga para automóviles eléctricos en el país, aunque no esté vinculado a la distribución eléctrica para clientes regulados, autorizando de este modo su instalación en centros comerciales, estacionamientos, supermercados y edificios. Es una de las primeras medidas concretas de la Estrategia Nacional de Electromovilidad.

Si bien el Ministerio de Energía no cuenta con un catastro general sobre cuántos puntos de carga existen en el país, se pueden hacer ciertas aproximaciones. Dentro de los actores privados que acordaron ampliar el número de puntos de carga para vehículos eléctricos, están las empresas eléctricas CGE, Chilquinta, Engie Chile y Enel Distribución. Esto permite que las personas puedan cargar sus autos en sus hogares u oficinas, gracias a los dispositivos de carga Wall Box, equipos que cargan entre dos y cuatro veces más rápido que un enchufe convencional, y que en Chile comercializa e instala Enel X, firma que ofrece cargadores rápidos repartidos en Santiago. 

Autonomía de 700 km

Las distribuidoras de combustible también están interesadas. Recientemente, Copec lanzó Voltex, la red de cargadores rápidos para vehículos eléctricos más extensa de Sudamérica. Con 23 puntos en su primera etapa, permitirá un desplazamiento de estos vehículos por más de 700 kilómetros: desde Marbella hasta Concepción, además de los tramos que conectan Santiago y Santo Domingo y Viña del Mar. Los puntos de carga se pueden conocer descargando la aplicación Pago Clic. Por su parte, Shell E-Pro está disponible en estaciones de San Bernardo, Las Condes y Placilla.

A nivel nacional, lo más completo es Electromaps, que muestra 54 puntos de carga en todo el país, y permite hacer filtro para conocer el detalle por regiones. En las estaciones de servicio, la carga puede demorar entre 5 y 30 minutos, mientras que, en la vía pública, en las semipúblicas y privadas (como centros comerciales, cines, supermercados, hoteles), puede tomar entre 1,5 y 3 horas, lo que depende del tipo de corriente disponible.

eletro nota 14 may

Reseña

Si bien aún es incipiente, hay un compromiso entre los sectores público y privado por hacer crecer la electromovilidad en todo el territorio nacional.