Científicos recomiendan usar cobre en las perillas, pasamanos y carritos de supermercados

12 junio de 2020
Se está imponiendo el uso del cobre para combatir el coronavirus. La diseñadora Luz Briceño, una de las dueñas de la empresa The Copper Company, confirmó a “El Mercurio” que había firmado un acuerdo con Amazon para vender productos con cobre. Sábanas, almohadas y cubre-plumones son parte de la oferta que estará disponible para Estados Unidos. Además, la empresa produce entre 15 mil y 20 mil mascarillas con cobre a la semana; exportan a cinco países: Guatemala, Suiza, Francia, Perú y Estados Unidos.

La empresa Unibag también se encuentra fabricando mascarillas con nanopartículas de cobre. 

Ya lo había planteado hace poco el profesor Marcos Flores, de la Universidad de Chile, en “Generación de Cambio”: “¿por qué no reintroducir el cobre en mesones de atención de oficinas, donde se recibe una alta cantidad de público? ¿Por qué no imponer su uso en las flamantes instalaciones médicas que se están inaugurando hoy en Chile?”. 

Se han destacado sus propiedades biocidas, antimicrobianas, su capacidad de matar bacterias y hasta de neutralizar virus”, continúa el académico, quien, además, es investigador del Núcleo Milenio de materiales multifuncionales para la ciencia aplicada de superficies MultiMat. 

Defensor del cobre

Muchos científicos están pensando lo mismo. A fines de mayo, William “Bill” Keevil, microbiólogo de la Universidad de Southampton, señaló que el Reino Unido tenía que “ponerse al día” cuando se trataba de usar cobre. Las manillas, los pasamanos, los carritos de supermercado deben estar recubiertos de cobre para detener la propagación del COVID-19, según los científicos. 

Keevil lleva más de dos décadas estudiando los efectos antimicrobianos del cobre.

Los investigadores descubrieron que el virus sobrevivió en este metal durante cuatro horas, debido a sus propiedades antibacterianas. En contraste, el virus se detectó en acero y plástico después de 72 horas, y en cartón después de 24 horas.

Otros virus, como los que están detrás del brote de Mers en 2012 y la pandemia de gripe porcina en 2009, fueron “aniquilados” por el cobre en cuestión de minutos, dijo Keevil. “Simplemente los destrozó. Cuando un coronavirus aterriza, los iones de cobre atacan la membrana lipídica. Hacen agujeros y el cobre inunda la célula y destruye el ácido nucleico”.

Algunos hospitales donde se han instalado aleaciones de cobre han tenido una reducción de un 90% de bacterias en sus superficies. En la Clínica Alemana, el botón para obtener el ticket de estacionamiento es de cobre (un cartelito dice: “Cobre”).

Todo es mucho más saludable cuando tiene cobre.

Nota de Generación del Cambio.
fred-moon-eu9VsGh12Gc-unsplash

Reseña

Sábanas, almohadas y cubre-plumones, son parte de la nueva generación productos que utilizan cobre. Las características antibacterianas y antivirales de este material han probado ser muy efectivas en la lucha contra el Covid-19.